Paula Roepke sufre alopecia desde los siete años. No es fácil, confidencia. Hace un año y medio optó por aprovechar sus conocimientos y ahora vende pelo humano virgen…

A. Manríquez y G. Lacoste

“Vendo cabello humano, virgen, cardado, por kilo. Teléfono (9) 434 4644”.

Así reza el aviso de Paula Roepke -en la foto exhibiendo algunos de sus productos-, quien se dedica desde hace un año y medio al negocio de las pelucas. Una actividad a la que llegó por experiencia personal.

“Yo sufro de alopecia desde los siete años. Fue una época en que sufrí harto igual, por los comentarios de la gente. A los 18 la alopecia se hizo más agresiva y no me quedó otra alternativa que usar peluca. Y hace un año y medio se me ocurrió vender prótesis capilares, aprovechando lo que yo sabía del tema”.

Paula relata que en este tiempo sus principales clientes han sido mujeres que se someten a quimioterapias y personas con problemas capilares. “Yo entiendo perfectamente lo que deben vivir los peladitos diariamente. La idea es que al caminar por la calle no reciban miradas de lástima o curiosidad y recuperen su autoestima”.

Hoy -como señalamos al comenzar-, Paula comercializa también cabello humano. “Lo están utilizando mucho los estilistas para realizar extensiones. El pelo que yo traigo es virgen, es decir, viene de una misma cabeza y no ha sido intervenido químicamente para adelgazarlo o uniformarlo como muchos de los que se venden en el mercado. Lo importo desde China, Estados Unidos y Europa”.

Dentro de su oferta hay cabellos ondulados, lisos, café, café oscuro y negro, desde 30 cm hasta 55 cm.

“El kilo de pelo cuesta $350.000”.

 

Fuente: http://diario.elmercurio.com/detalle/index.asp?id={2e4f20f3-624f-4d87-935c-eec42ede6152}